{mini}Versión para imprimir

English · Español · Português

25 de septiembre de 2012 | | | | | | |

El “pecado” de querer tierra

Entrevista con uno de los campesinos detenidos a raíz de la masacre de Curuguaty

Descargar: MP3 (8.3 MB)

Adalberto Castro es uno de los campesinos paraguayos presos desde el operativo policial en la zona de Curuguaty del 15 de junio, que terminó con once sin tierra y seis efectivos del orden público asesinados. Perdió un hermano en el enfrentamiento, fue herido de bala, torturado y amenazado de muerte. Ahora cuenta su historia a Radio Mundo Real.

Adalberto, de 24 años, es el hijo de Mariano Castro, el presidente de la Comisión de Víctimas del grupo de familiares de los campesinos caídos en la masacre. Adolfo, hermano de Adalberto ultimado, tenía 28 años y dos hijos. La información que maneja la familia es que fue ejecutado, lo que según varias fuentes no sólo campesinas habría pasado con varios de los sin tierra fallecidos. Néstor, también hermano de Adalberto, fue herido en la mandíbula y detenido. Lo llevaron a Asunción, capital paraguaya, para la reconstrucción de su boca.

El 15 de junio un enorme operativo policial con cientos de efectivos, policía montada, un helicóptero, unos 20 patrulleros y algunas ambulancias atropelló el predio de Marina Cué, a unos 35 kilómetros de la ciudad de Curuguaty, en el departamento de Canindeyú. Once campesinos y seis policías fueron ultimados, hubo decenas de heridos y 12 detenidos. Hay una lista de 54 personas imputadas con siete cargos y decenas de ellas están prófugas.

Según la información brindada por los campesinos, avalada por el gobierno de facto de Paraguay, Marina Cué, de 2000 hectáreas, es tierra estatal para la reforma agraria, pero fue apropiada irregularmente por la empresa agrícola ganadera Campos Morombí, del ex legislador colorado Blas Riquelme, fallecido el 2 de septiembre. Riquelme fue beneficiado con tierras “malhabidas”, que debieron destinarse a la reforma agraria, por el ex dictador paraguayo Alfredo Stroesnner.

Nueve años lleva la lucha campesina por el predio de Marina Cué, con varias entradas de los sin tierra y desalojos de por medio. El del 15 de junio fue un desastre, una masacre.

“Nosotros esperábamos que la policía o alguien de la justicia fueran a conversar, (que llevaran) un documento que iba a decir si ese predio tenía dueño o no. Nunca íbamos a pelear, nunca pensé que fuera a pasar eso, sino no íbamos a estar con nuestros hijos ahí”, dijo Adalberto a Radio Mundo Real. La entrevista se hizo en la cárcel regional de Coronel Oviedo, en el departamento de Caaguazú.

El campesino contó que la policía atropelló, que no hubo un intento de diálogo de los oficiales. El ministro del Interior del gobierno de Fernando Lugo, Carlos Filizzola, que renunció ese 15 de junio a raíz de la matanza y los cuestionamientos recibidos, señaló a Radio Mundo Real que el jefe del operativo, Erven Lovera, había buscado hablar con los campesinos. Las versiones de los sin tierra señalan lo contrario. “Villalba (Rubén, uno de los principales dirigentes del campamento sin tierra) pidió para hablar, (pero) eran miles y atacaron”, dijo Adalberto.

En un informe de televisión elaborado por Paraguay.com, que tuvo un equipo periodístico que acompañó el operativo y estuvo junto a Lovera antes del inicio, se ve al jefe de policía hablando con un superior por celular e informando que “el grupo antimotín con montada irá a atropellar directamente”. El plan de Lovera, que terminó muerto con heridas de bala de grueso calibre, se condice con las versiones campesinas sobre el inicio del enfrentamiento en Marina Cué.

Algunos campesinos, y especialmente un prófugo que prefirió no dar su nombre, reconocieron que había compañeros con escopetas para defenderse, pero niegan la existencia de armas de grueso calibre. Filizzola reafirmó que los campesinos no tienen esas armas y que nunca hubo problemas en los 100 operativos de desalojo que se hicieron en su mandato como ministro. El ex jerarca alimenta la tesis de la presencia de francotiradores escondidos a sueldo, para generar una matanza y así desestabilizar el gobierno de Lugo.

Adalberto contó que intentó huir pero le hirieron enseguida en una pierna. Lo amenazaron de muerte, le pegaron y lo trataron de “bandido”. Agregó que un policía intercedió para que no le pegaran más. Otro le exhortó a huir, pero Adalberto adivinó que le dispararían por la espalda y no aceptó la invitación. Prefirió quedarse, vivir el tormento e intentar salvar su vida.

El joven relató a Radio Mundo Real en la penitenciaría de Coronel Oviedo que a veces siente dolor en su pierna y que quiere que le practiquen otro examen médico. El doctor del establecimiento pidió que lo dejen salir para ese chequeo pero hubo un rechazo judicial, según contó el campesino. El 15 de junio fue llevado a un hospital de Curuguaty a eso de las 13 horas, varias después de haber sido herido. Allí le dieron el alta cuando aún sentía dolor. Él dice que tiene la bala adentro de su pierna, lo que se niega desde la dirección de Coronel Oviedo.

“Quiero mi libertad. Mi pecado fue querer un pedazo de tierra nomás, porque yo no tenía armas, nunca pensé” (que ocurriría un enfrentamiento), señaló Adalberto. Su padre lo ha visitado algunas veces, pero es demasiado costoso económicamente el traslado desde la comunidad de Yvy Pytã, a cinco kilómetros de Marina Cué, hasta Coronel Oviedo. Hay decenas de kilómetros de por medio.

Según la información que le han dado los abogados a los nueve detenidos en Coronel Oviedo, la investigación de lo que pasó el 15 de junio durará seis meses. Los campesinos tienen la ilusión de ser liberados. “Cuando salga quiero tener una tierra, trabajar y formar una familia”, confió Adalberto.

Foto: Radio Mundo Real

(CC) 2012 Radio Mundo Real

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2018 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.