Versión para imprimir

30 de septiembre de 2015 | |

La semilla en riesgo; alerta

Organizaciones alertan sobre muerte del Tratado Internacional Sobre Recursos Fitogenéticos

Descargar: MP3 (1.9 MB)

Organizaciones, redes y movimientos campesinos, ambientalistas, indígenas y de guardianes de semillas se dirigen a los gobiernos de estados miembro del Tratado Internacional sobre semillas para alimentos y agricultura, alertando sobre los riesgos de la no participación en las instancias de decisión. A continuación su declaración de cara a las reuniones que se realizarán en Roma, italia, del 5 al 9 de octubre próximos.

PROPUESTA DE MENSAJE DE LAS REDES DE SEMILLAS CAMPESINAS

A LOS ESTADOS MIEMBROS DEL ÓRGANO RECTOR DEL TRATADO INTERNACIONAL SOBRE LOS RECURSOS FITOGENÉTICOS PARA LA ALIMENTACIÓN Y LA AGRICULTURA (TIRFAA)
reunidos en Roma del 5 al 9 de octubre de 2015

Con este mensaje queremos decirles que están matando el Tratado, que ahora se dedica a organizar el robo de nuestras semillas y conocimientos. En estas condiciones no podemos seguir entregando nuestras semillas a investigadores y otros prospectores que vienen a recogerlas en nuestros campos para llevarlas a los bancos de genes del Tratado. Rechazaremos colaborar con la investigación y bancos de genes que se pongan al servicio de y multinacionales semilleras hasta que no prohíban todas las patentes biopiratas y que los agricultores tengan derecho a conservar, utilizar, intercambiar y vender las semillas procedentes de sus cosechas.

Los granos conservados en los bancos de recursos genéticos del sistema multilateral del Tratado sobre los Recursos Fitogenéticos (TIRFAA) son nuestras semillas: la herencia de muchos siglos de selecciones campesinas, cosechadas en nuestros campos. Sin embargo, vemos como a menudo se nos niega el acceso a las semillas de estas variedades campesinas porque no somos investigadores. A veces obtenemos algunos granos a condición de no utilizarlos en nuestra producción agrícola: estos tendrían que ser dedicados únicamente para la investigación. Constatamos entonces que su estado de conservación en las cámaras frías no es bueno y que requieren varios años de nueva selección antes de dar cosechas en las condiciones de cultivo actuales. A pesar de eso, los y las hacen este trabajo de salvaguarda de los recursos genéticos tienen prohibido intercambiarlos o venderlos a otros campesinos mediante las leyes de semillas de la mayoría de los Estados miembros del Tratado.

El Tratado nos ha prometido un reparto justo de los beneficios obtenidos por la industria que utiliza nuestras semillas para sus propias selecciones. Tras 10 años, no hemos visto beneficio alguno, sino un reparto de las ventajas en sentido inverso. Los campesinos han entregado sus semillas a la industria, que no ha pagado nada, y el poco dinero dado por algunos gobiernos no se ha entregado a organizaciones campesinas, sino que ha servido para consolidar los programas de los centros de investigación internacionales útiles para la industria.

Hemos entregado nuestras semillas de forma gratuita a los bancos de genes y hemos aceptado que la industria las utilice para seleccionar variedades útiles. Pero cuando utilizamos estas variedades, las leyes de la mayoría de los Estados miembros del Tratado nos obligan a pagar derechos de autor o prohíben que utilicemos las semillas procedentes de nuestras propias cosechas, asegurando que son propiedad de la industria.

Recibimos nuestras semillas de nuestros padres, las hemos cuidado con atención y las hemos seleccionado y conservado para transmitirlas en buen estado a las generaciones futuras. Las hemos entregado al Tratado con nuestros conocimientos sobre sus caracteres porque siempre hemos compartido el fruto de nuestro trabajo con orgullo. Pensábamos estar protegidos contra su apropiación mediante los derechos de propiedad industrial, como los derechos de obtención vegetal y las patentes. Pero hoy nos anuncian el lanzamiento del programa Divseek, con vistas a desmenuzar las secuencias genéticas de los recursos contenidos en los bancos de genes para publicarlas en bases de datos electrónicas. Este programa no está hecho para nosotros, no cultivamos secuencias genéticas ni “bits” electrónicos, y no necesitamos estas informaciones. No obstante, la industria ya ha programado motores de búsqueda y programas informáticos para localizar en estas bases de datos todas las “informaciones genéticas” que podrá patentar posteriormente mediante la asociación de un carácter cualquier interesante para la agricultura o la transformación industrial de las cosechas. Estas patentes sobre las “unidades funcionales de herencia” ya están autorizadas en varios países y permitirán que se nos prohíba seguir cultivando nuestras semillas, las semillas que hemos entregado de forma gratuita a los bancos de genes del Tratado.

Hemos tenido un periodo de diálogo con el Tratado. Sin embargo, a pesar de las decisiones del Órgano Rector en Bali en 2011 y en Omán en 2013, los espacios de diálogo se han reducido, lo que impide que podamos participar de forma eficaz y formalizada en los grupos de trabajo y en las consultas de expertos, respetando nuestra autonomía de organización. Las organizaciones campesinas que trabajan en sus campos para aplicar en concreto los artículos 5 y 6 del Tratado sobre la conservación in situ y la utilización sostenible de las semillas, y para hacer avanzar la lucha por la aplicación del artículo 9 sobre los derechos de los agricultores, son aún consideradas como “observadores”, de la misma forma que un universitario o un periodista. No obstante, ¡son los actores principales en la gestión de los recursos genéticos de las plantas cultivadas defendidos por el Tratado! En cambio, se ampliamente a la industria que impone poco a poco sus soluciones.

Hasta que el Tratado no quiera reformarse para aplicar de forma integral los artículos 5, 6 y 9, seguiremos construyendo nuestro propio sistema multilateral de intercambio entre campesinos. Hacemos un llamamiento a los gobiernos para que apoyen nuestro movimiento que sienta los cimientos para la soberanía alimentaria.

Firmas
1) Organización Campesina ( o de jardineros )

La Vía Campesina

African Centre for Biodiversity, Afrique du Sud et Tanzanie

AJAC LUKAAL, l’Association des Jeunes Agriculteurs de Casamance "Plantons", Sénégal

ANAFAE, Asociación Nacional de Fomento a la Agricultura Ecológica, Honduras

ANAMURI, Asociación Nacional l de Mujeres Rurales e Indígenas, Chili

ANMI, Asamblea Nacional de Mapuches de Izquierda, Chili

Association des Producteurs de Semences Paysannes, Sénégal

BEDE ( Biodiversité : Echanges et Diffusion d’Expériences ), France

Bio Burkina Faso, Burkina Faso.

Biowatch South Africa.

Campaña Semillas de Identidad, Colombie.

CCPA, Cadre de Concertation des Producteurs d’Arachides du Sénégal.

COASP, Comité ouest africain des Semences Paysannes et l’ensemble de ses membres.

Commons for EcoJustice, Malawi

CONAPROCH, Confederación Nacional de Pequeños Productores, Chili

CENESTA,Centre for Sustainable Development and Environment, Iran

Confédération Paysanne, France

COPACO-PRP, Confédération Paysanne du Congo, République Démocratique du Congo

Copagen, Coalition Ouest Africaine pour les Semences paysannes, Sénégal

Crocevia, Italie

ECVC, Coordination européenne Via Campesina

Fahamu Africa et le mouvement des femmes “ Nous sommes la solution”, Afrique de

l’Ouest

Farmworker Association of Florida, USA.

Ferme école Agroécologique Benkadibugu, Mali

FOOL AVOINE, pour une biodiversité sans OGM ni brevet, France

GIPA (Groupement Inter villageois des Producteurs d’Arachides des Communes de

Thiomby/Gandiaye), membre CCPA, Sénégal

Grupo Semillas, Colombie

Landworkers’ Alliance , Royaume-Uni

MAELA, Mouvement agroécologique de l’Amérique latine et les Caraïbes

MABD, Mouvement de l’Agriculture Biodynamique, France

MPA, Movimento dos pequenos agricultores, Brésil

Ranquil, Confederación Nacional Campesina y de Pueblos originarios, Chili

Red de Semillas Campesinas, Argentina

Rede de Agrobiodiversidade do Semiárido Mineiro, Brésil

Redes de semillas campesinas (RSC), Columbia

Red de Semillas Libres, Colombia

Red de Semillas "Resembrando e Intercambiando", Espagne

Red de Semillas Nativas y Criollas, Uruguay

RESACIFROAT, Réseau d’Appui à la Citoyenneté des Femmes Rurales d’Afrique de

l’Ouest et du Tchad

Réseau Semences Paysannes (RSP), France

Rete Semi Rurali, Italie

Stop OGM Pacifique, Nouvelle Calédonie

Union Paysanne, Canada.

Zimbabwe Smallholder Organic Farmers Forum, Zimbabwe.

2) Apoyo

Amigos de la Tierra América Latina y Caribe

AHCC, Alianza Hondureña de Cambio Climático, Honduras

Alkhalachofa, grupo de consumo responsable, Alcala de Henares, Espagne

Australian Food Sovereignty, Australie

Burkinature, Burkina Faso

CEHPRODEC, Centro Hondureño de Promoción al Desarrollo Comunitario, Honduras

Chile Sustentable, Chili

Community Alliance for Global Justice, Seattle WA USA

CONROA, Coalición nacional de Redes y organizaciones Ambientales, Honduras

Doman chalosse vivante, France.

Enda Pronat, Sénégal

FIAN, Colombie

Foro Ambiental Santiagueño, Argentine

IRPAD/Afrique, Institut de Recherche et de Promotion des Alternatives en

Développement, siège Mali.

JINUKUN : Réseau national pour une gestion durable des ressources génétiques , Point

focal de la COPAGEN, Bénin

Laura Gutiérrez Escobar, Red de Semillas Libres de Colombia et FIAN, Colombie

MADGE, Australia

Myriam del Carmen Salazar Villarreal Doctora en Agroecología, Colombie

Terra Nuova ONLUS, Italie

Vía Orgánica, Mexique

(CC) 2015 Radio Mundo Real 10 años

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2016 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.