Versión para imprimir

English · Español

13 de julio de 2015 | | | | | | |

El discurso del papa ante movimientos sociales

Tratados de Libre Comercio, medios masivos de comunicación y corporaciones transnacionales fueron algunos de los blancos de críticas de la máxima autoridad católica en Bolivia

Descargar: MP3 (36.6 MB)

En un discurso dirigido a integrantes de movimientos sociales de casi 40 países, Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco reiteró varias de las ideas proferidas en el encuentro anterior celebrado en 2014 en Roma, y que también se encuentran en la publicación reciente “Laudato si”, que por su prédica de carácter ambientalista está siendo conocida como la “encíclica verde”. Esta vez en un discurso de casi una hora de duración, el sumo pontífice hizo eco de varios de los análisis, demandas y críticas construidas por movimientos sociales en las últimas décadas.

Antes de hacer uso de la palabra, el papa junto al presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales escuchó la lectura de la Carta de Santa Cruz (recibiéndola luego en manos), que fue elaborada por las delegaciones de los movimientos populares en los días previos del Encuentro Mundial de Movimientos Populares (EMMP).

Reconocimiento de crisis sistémica

Como puntapié inicial Francisco, exhortó a que se reconozca que “necesitamos un cambio”, ante la evidencia de que existen alrededor del mundo “tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad”, y en el que “el suelo, el agua, el aire y todos los seres de la creación están bajo permanente amenaza”. Según afirmó, las causas de esta situación son “estructurales”, y pidió que se reconociera que “estas realidades destructoras responden a un sistema que se ha hecho global”.

Como lo expresara en reiteradas ocasiones y documentos, volvió a criticar al “dios dinero”, esta vez identificando específicamente al capital (cuya predominancia tildó de “sutil dictadura”) como problema: “Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo, destruye la fraternidad interhumana, enfrenta pueblo contra pueblo y, como vemos, incluso pone en riesgo esta nuestra casa común”.

A partir de este diagnóstico, el papa consideró que son los movimientos populares organizados quiénes deben buscar y dar respuestas a las necesidades de cambios: “Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas, en la búsqueda cotidiana de «las tres T» (trabajo, techo, tierra) y también, en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio, Cambios nacionales, cambios regionales y cambios mundiales.”

Tareas propuestas

Más de la mitad del discurso de Bergoglio fue dedicada al desarrollo de tres propuestas tendientes a dar respuestas a las problemáticas diagnosticadas, aunque advirtió en seguida: “no esperen de este papa una receta. Ni el papa ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni la propuesta de soluciones a los problemas contemporáneos”.

Aunque no fueron precisamente tareas las desarrolladas, las ideas giraron en torno a: “Poner la economía al servicio de los Pueblos”, “Unir Pueblos en el camino de la paz y la justicia”, y “defender la Madre Tierra”. Sobre el primer punto, el papa reiteró la crítica a la economía como “mecanismo de acumulación”, y destacó el aporte esencial que deben hacer los movimientos sociales con la experiencia de los “trabajadores unidos en cooperativas y otras formas de organización comunitaria”.

En el desarrollo de la segunda propuesta, aparecieron críticas a mecanismos y estructuras del sistema específica: “El nuevo colonialismo adopta diversa fachadas. A veces, es el poder anónimo del ídolo dinero: corporaciones, prestamistas, algunos tratados denominados «de libres comercio» y la imposición de medidas de «austeridad» que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y de los pobres.”

Como parte fundamental de este “nuevo colonialismo”, Bergoglio apuntó contra los medios corporativos de comunicación: “la concentración monopólica de los medios de comunicación social que pretende imponer pautas alienantes de consumo y cierta uniformidad cultural (…) es el colonialismo ideológico”.

Probablemente para no extenderse por más tiempo, el papa se excusó de desarrollar más el último punto, aduciendo que mencionaría allí lo expresado en la encíclica “Laudato si”.

Impactos y ausencias

Entre el público de los movimientos sociales presentes en la Fexpocruz (espacio donde se desarrolló el encuentro) no todos eran creyentes, claro está. En diálogo con algunas/os de las/os participantes fue posible constatar una satisfacción generalizada con las palabras del papa. Nelly Marichal Hernández, de la Red de Grupo de Mujeres Rurales del Uruguay afirmó: “Siento que nos ha delegado una gran responsabilidad a nosotras de los movimientos sociales”.

Algunos cuestionaron de qué manera y cuándo se pondría en práctica desde la Iglesia católica el discurso del nuevo papa: “Nosotras en Perú tenemos al Cardenal Cipriani que en vez de estar del lado de nosotros, de los pueblos excluidos, está a favor de las empresas mineras, y es parte, es socio activo de la empresa Yanacocha minera. Entonces si el Papa tiene un discurso que está muy bien, que se pone al lado de nosotros, le pedimos que mire a sus representantes, que vea cómo están actuando, cómo están trabajando”, dijo a Radio Mundo Real Lourdes Huanca, dirigenta campesina de Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FEMUCARINAP).

La gran ausencia en el discurso de Bergoglio fue la lucha de las mujeres tanto del campo como de la ciudad. Más bien la mención a las mujeres pasó por el reconocimiento por su rol de madres, utilizando una analogía para hablar de su valor, con la virgen maría. Francisca “Pancha” Rodríguez, dirigenta de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI) de Chile afirmó a Radio Mundo Real durante el EMMP, que las mujeres organizadas “claman que la Iglesia reaccione frente a una posición muy reaccionaria sobre las mujeres, y el cuerpo de las mujeres”.

Escuche el discurso de Bergoglio en el archivo adjunto.

Imagen: Lidyane Ponciano

(CC) 2015 Radio Mundo Real 10 años

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2016 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.