Versión para imprimir

English · Español

9 de julio de 2014 | | | |

“Eskom es el Estado y el Estado es Eskom”

La energía sucia de Eskom y sus graves impactos en la salud de los sudafricanos

Descargar: MP3 (3.2 MB)

Un nuevo estudio encargado por la organización ecologista groundWork – Amigos de la Tierra Sudáfrica concluye que el 51% de las muertes causadas por enfermedades respiratorias y el 54% de las muertes por enfermedades cardiovasculares en el área de Highveld, en Mpumalanga, pueden atribuirse a la empresa paraestatal de energía sudafricana Eskom y a la contaminación del aire que provoca.

El nuevo trabajo fue difundido el 3 de julio. Con 12 de las centrales de energía a carbón de Eskom, el gobierno declaró a Highveld un Área de Prioridad en 2007.

A raíz de esto, se le pidió a un investigador independiente y a varios expertos que revisaran decenas de estudios realizados en el pasado que muestran los impactos de Eskom. El director de groundWork, Bobby Peek, dijo en entrevista con Radio Mundo Real: “Es extremadamente importante entender que los 37 estudios que revisamos fueron realizados por consultores, expertos en salud y calidad del aire que trabajaron para Eskom y para el gobierno. Y también que lo que hicimos fue reunir cuidadosa y metodológicamente en un mismo lugar toda esta información para que el público pueda acceder a ella. “Eskom fue y es consciente de los impactos de la contaminación del aire”, agregó.

Un comunicado de prensa publicado por groundWork cuando se difundió el estudio recoge las palabras del profesor Rajen Naidoo, Doctor en Salud Laboral de la sudafricana Universidad de KwaZulu Natal, quien afirma que la contaminación causada por el carbón no solo causa enfermedades respiratorias. “Otros resultados que nos preocupan son los problemas cardiovasculares. Y también los efectos a largo plazo como el cáncer. Además nos preocupan cada vez más los efectos reproductivos; los efectos que puede tener en mujeres embarazadas y en fetos”, afirmó el profesor.

En su parte de prensa groundWork afirma que Eskom recientemente publicó informes sobre salud que fueron solicitados en 2006 y que indican que ocho centrales de energía que funcionaban en ese entonces en el área de Highveld fueron responsables de 17 muertes y 661 ingresos hospitalarios por año por problemas respiratorios.

Sin embargo, Eskom está esperando una decisión del Departamento de Asuntos Ambientales (DEA) del gobierno central sobre su solicitud de prórroga (que en general significa una exención) para cumplir con los estándares mínimos de emisiones en sus centrales de energía a carbón.

“Eskom dice: ’lo siento, no podemos cumplir con los estándares de contaminación del aire, por lo que deben exonerarnos’. Y nosotros decimos que esto es inconstitucional y que no debería permitirse que suceda. Eskom debe cumplir con la ley tal como se negoció y acordó de forma democrática”, dijo Peek a Radio Mundo Real. “Le pedimos al gobierno de Sudáfrica que “no le permita a Eskom bajo ninguna circunstancia que continúe dañando la salud de las personas y su bienestar con su contaminación”, agregó.

El director de groundWork destacó que la organización también le pide al gobierno sudafricano que limpie el aire contaminado de Highveld y que actúe para lidiar con las distintas enfermedades. “Es necesario reconocer que los niños enfermos se convierten en adultos enfermos”.

Eskom le proporciona al país el 95 por ciento de su electricidad. El 90 por ciento de ese suministro proviene del carbón, con sus respectivos impactos para el cambio climático. Según cifras presentadas por Peek, de toda la energía producida por Sudáfrica, los habitantes sólo utilizan el 18 por ciento “y los pobres no tienen acceso a ella”. Mientras tanto, Eskom vende energía a bajo precio a empresas tales como la anglo-australiana BHP Billiton.

Peek destacó que “Eskom es el Estado y el Estado es Eskom”, y al mismo tiempo consideró importante reconocer que “el Estado sudafricano es un Estado corporativo”.

“Al final del día, las personas que viven cerca de Eskom en Highveld sufren debido a la empresa y debido a que el gobierno no protege sus derechos constitucionales”, dijo Peek.

En opinión del director de groundWork, los habitantes de Highveld entienden claramente que el aire que respiran no es seguro. “Viven en una sociedad en la que saben que el gobierno le da prioridad a la industria sobre su propia salud y bienestar (…), y le exigen que los ayude”.

Imagen: Megan Lewis/groundWork

(CC) 2014 Radio Mundo Real 10 años

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2016 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.