{mini}Versión para imprimir

22 de febrero | | |

Acorralados en sus propias islas

Argentina: organizaciones protestan contra acciones del gobierno que perjudican a los isleños y favorecen la especulación inmobiliaria

Descargar: MP3 (7.2 MB)

El Observatorio Humedales Delta, de Argentina, denuncia dos hechos que ocurrieron en febrero y atentan contra los habitantes del Delta del Paraná: el secuestro, por parte de Prefectura, de una embarcación de un poblador del Delta del Tigre, y el cierre de 10 escuelas en el partido de San Fernando. Pobladores, docentes y organizaciones afectadas sostienen que estas siguen allanando el camino para la instalación de mega proyectos inmobiliarios.

La información llegó a Radio Mundo Real a través de Amigos de la Tierra Argentina, organización ambientalista que integra el Observatorio Humedales Delta.

Este lunes 19 de febrero la cooperativa Isla Esperanza y el Observatorio Humedales Delta presentaron una denuncia ante el Juzgado Federal Nº 1, de la ciudad de San Isidro -provincia de Buenos Aires- para dejar constancia de los actos intimidatorios sufridos por la población isleña. Plantearon que el 7 de febrero la Prefectura secuestró la embarcación de Pedro Andino, integrante de la cooperativa Isla Esperanza, un hombre de 74 años que ya había sido desalojado años atrás. Prefectura se llevó su embarcación sin previo aviso y sin orden de allanamiento; ante el reclamo de Andino, las autoridades le devolvieron la embarcación, pero le advirtieron que deberá volver antes de que transcurran 30 días, porque si no, lo irían a buscar “con esposas”, es decir, que lo apresarán. Andino alega que tiene sus botes desde hace décadas, que alguno se lo regalaron y otro lo heredó; no tiene documentación, porque eso antes no se usaba.

Las organizaciones denuncian que no se trata de un hecho aislado, sino que se suma a otros episodios violentos que han ocurrido en la zona del arroyo Anguilas y Paloma, en el Delta del Tigre, como amenazas y la quema de un galpón de la cooperativa. “Denunciamos todos los atropellos y ataques contra la cooperativa en resistencia y los derechos de la población isleña a vivir tranquilamente particularmente de los habitantes del arroyo Anguilas y Paloma que resisten a Colony Park”, dice el documento que las organizaciones presentaron ante la Justicia. Colony Park es un barrio privado que inició sus obras hace 10 años.

Diego Domínguez, integrante de la cooperativa Isla Esperanza y de la Vía Campesina, explicó en diálogo con Amigos de la Tierra Argentina, que desde el comienzo de las obras de Colony Park “Prefectura actuó a favor de la empresa, amenazando a las familias” con acciones de de desalojo, entre otros hechos violentos. Afirmó que esas acciones apuntan al “vaciamiento de la isla”, para que puedan instalarse los grandes emprendimientos inmobiliarios. “En Anguilas las acciones han sido destruir la fuente de trabajo y las viviendas isleñas, y secuestrar embarcaciones. Es una forma de erradicar a la población isleña, porque sin embarcación no puede circular, no puede vivir en la isla”, dijo. Añadió que las acciones de algunas entidades del Estado “contribuyen con ese modelo económico que está detrás de Colony Park donde no quieren a los isleños: quieren una población muy reducida que trabaje para ellos, pero de ninguna manera una vida isleña independiente, autónoma y digna que es lo que queremos construir y por lo que estamos luchando hace 10 años”.

Algo más que escuelas

El 14 de febrero, las directoras de 10 escuelas rurales del Delta de San Fernando fueron citadas para notificarse de la decisión de cierre dispuesta por el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que justificó su decisión en la cantidad de estudiantes. El Frente de Docentes Isleños emitió este martes 20 una declaración en la que sostienen que el cierre de escuelas “no puede medirse en término cuantitativos de matrícula”, y explicaron el rol de los centros educativos en las islas: “No sólo los niños asisten a las escuelas rurales de islas, sino que son lugar de encuentro en una geografía donde el encuentro es difícil. Las escuelas rurales de islas son el corazón de la comunidad. El espacio que articula con el Hospital, con el programa Pro Huerta del Inta, el espacio físico donde se dictan talleres para padres y vecinos. Son también la garantía de que esos cursos de agua permanezcan navegables: si tiene que pasar la lancha escolar, la draga va a pasar (draga: enorme máquina provincial que profundiza los cauces sedimentosos del río para garantizar su navegabilidad), el árbol caído va a ser removido… ’Escuela que cierra, arroyo que muere’, dicen los vecinos en la asamblea”.

Los docentes refutan el argumento de que los niños “serán reubicados”. “Otra vez los rectos kilómetros de los caminos citadinos se desorientan en las curvas del río, porque en la isla para hacer 12 kilómetros es necesario viajar una hora. Los chicos a partir del jardín de infantes estarían mucho tiempo arriba de la lancha, sin docente a cargo. Llegarían más cansados, les sería más difícil aprender”, reclamaron.

Afirmaron que “desde hace años pareciera estar llevándose un plan para deshabitar la zona”, que tiene pocos habitantes, entre ellos junqueros y productores de frutales. Detallan que no hay surtidores de gasolina, que el sistema de salud es sumamente precario, que no hay propuestas educativas terciarias que inviten a los pobladores a permanecer en las islas, que el suministro de energía es deplorable, el transporte lento y caro, y que “hay cada vez más emprendimientos inmobiliarios para loteos de fin de semana, barrios cerrados, muchas veces con conflicto territorial y ambiental”.

Amigos de la Tierra Argentina charló con Luciano Iribarre, del Observatorio Humedales del Delta, quien manifestó su preocupación por el cierre de 10 de las 30 escuelas que hay en San Fernando. Señaló que el lugar es habitado por población tradicional, de la época en que el Delta era un centro de producción fruti-hortícola que abastecía a Buenos Aires. Recordó que los pobladores tienen derecho a que el Estado les provea de todos los servicios, en lugar lugar de abrirse a especulación inmobiliaria, a la creación de countries y barrios privados.

Por otra parte, Iribarre comentó que se está ante “la privatización de un espacio gigantesco de humedales” y que el Delta de San Fernando está declarado Reserva de Biosfera. Desde el punto de vista ambiental, comentó que el incentivo a que los citadinos vayan y construyan mansiones y emprendimientos inmobiliarios en las islas “puede provocar un desastre ambiental en toda la región”, y que pueden producirse mayores inundaciones en toda la cuenca, impactando en la pérdida de biodiversidad.

Desde el punto de vista cultural, dijo que se perderá “una de las identidades más particulares”. El Observatorio promueve la idea de repoblar la región con un plan que esté basado en la producción y respete la identidad del lugar.

Iribarre aseguró que el cierre de escuelas “es un ataque más a la población isleña y a su forma de vida”, y subrayó que “el delta es uno de los últimos lugares que quedan cerca de Buenos Aires como lugar natural y socialmente interesante”.

Imagen: https://www.facebook.com/ObservatorioHumedalesDelta/

(CC) 2018 Radio Mundo Real

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2018 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.