{mini}Versión para imprimir

7 de febrero | | | | | | | |

“No aguanté más”

Entrevista con productor afectado por agrotóxicos en Uruguay, y actualización del caso

Descargar: MP3 (6.9 MB)

A un año de la grave afectación con agrotóxicos que sufrieron directamente siete productores de la localidad uruguaya de La Armonía, en el departamento de Canelones, el vecino que detectó el daño en aquel entonces volvió a ser damnificado y resolvió no producir más en la zona. El caso es angustiante y el productor que provocó la contaminación sigue fumigando con el “mosquito” como si nada hubiera ocurrido.

Los pequeños productores que perdieron sus cultivos especialmente de tomate en enero de 2017 reclaman que las autoridades actúen con urgencia de una vez por todas.

Eduardo Casanova, que tiene una compañera y un hijo pequeño, perdió ocho invernáculos de producción de morrón y tomate. El 19 de enero del año pasado vio que sus plantas se estaban secando y el ingeniero agrónomo que lo asesora le confirmó que se estaban quemando, porque había un herbicida en el agua con que las regaba.

Eso dio inicio a un caso extremo, que recorrió los medios de prensa más importantes del país. La dosis de herbicida (Picloram) con que se fumigaron 64 hectáreas de maíz en un campo lindero, propiedad de la empresa argentina Esencia del Bosque, fue ocho veces superior a lo permitido, y se contaminó la cañada con la que se regaban los cultivos de Casanova.

El pasado 22 de enero, a un año del triste episodio, Casanova dijo en nota al periódico uruguayo la diaria: “no aguanté más y abandoné para buscar otro rumbo, porque no se puede trabajar más. Ahora estoy produciendo en la casa de mis padres, porque en La Armonía no voy a producir más. Si las autoridades no se ponen las pilas, no se en qué va a terminar”. “De los siete productores hay varios que pueden cosechar, pero otros no. Hay que ver si se para la mano, porque en la ruta anda un mosquito (el equipo para fumigar), de esa empresa que nos perjudicó a nosotros, fumigando tranquilamente, como si nada hubiera pasado. Si no hay un freno, muy poca gente se va a quedar en el lugar”, agregó Casanova.

El productor contó que el 30 de octubre un viento fuerte le voló tres invernáculos y la lluvia le mojó una cosecha de lechugas. La nota de la diaria explica que Casanova supuso que el agua de la lluvia iba a lavar el herbicida, pero, sin embargo, el veneno “se reactivó y liquidó todas las lechugas”, según dijo. “No sé qué voy a hacer, en este momento me estoy fundiendo trabajando, y así no se puede seguir”, añadió.

Asimismo, Casanova denunció que antes de fin de año, en la plantación lindera de maíz hicieron “dos o tres fumigaciones”, y una de ellas la aspiró en su propia casa y terminó en una emergencia médica. “Me dijeron que me iba a dar una gripe y que iba a sentir ardor de garganta, pero lo que sentía no era de gripe ni de dolor de garganta. Me sentía mal, tenía vómitos, diarrea y todo. Yo ya sabía que era por los venenos”.

El 13 de octubre del año pasado Radio Mundo Real entrevistó a Casanova, en el marco de la quinta edición del Foro de Soberanía Alimentaria en Uruguay, realizado en el Centro Agustin Ferreiro, también en el departamento de Canelones. El Plan Nacional de Agroecología y los impactos del agronegocio fueron ejes centrales de la actividad, que reunió a unas cien personas de diversas partes del territorio nacional.

La actividad fue organizada por REDES – Amigos de la Tierra Uruguay junto a la Red Nacional de Semillas Nativas y Criollas. Tuvo el apoyo y la convocatoria también de la Sociedad Latinoamericana de Agroecología, Slow Food, la Escuela de Nutrición de la Universidad de la República, la Tecnicatura en Producción Agropecuaria Familiar, el Centro Agustín Ferreiro, el Programa Integral Metropolitano, la Red de Grupos de Mujeres Rurales de Uruguay (Vía Campesina) y la Fundación Heinrich Böll de Alemania.

En la nota con la diaria del 22 de enero Casanova consideró que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca “tiene que ver cómo va a hacer para controlar”. “Desgraciadamente, la producción a gran escala de granos, soja y maíz transgénico no coincide con la producción agrícola familiar. (La disyuntiva) es (entre) producción familiar o el agronegocio a gran escala”, aseguró. “Y si se funde la producción familiar, que es la que le da fuentes de trabajo a mucha gente, ¿qué hacemos todos amontonados en la ciudad?”.

Vea nota de Radio Mundo Real sobre el caso del 22 de febrero de 2017:
http://radiomundoreal.fm/9608-algo-de-consuelo

Imagen: Radio Mundo Real

(CC) 2018 Radio Mundo Real

Radio Mundo Real 2003 - 2018 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.